Círculo Europeo

El concepto del nuevo Járkov: “Ciudad fronteriza”

Primavera de 2022. Járkov acaba de sobrevivir a otro ataque ruso con misiles. De pie en el ático de un centro de oficinas en ruinas, el historiador, arquitecto y documentalista Maxim Rosenfeld hace una presentación de su concepto para la reconstrucción de la ciudad. Un equipo de arquitectos internacionales y locales, que trabaja con el apoyo de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas, adoptó la visión de Rosenfeld: Járkov es una ciudad fronteriza. 

“Viendo toda la ciudad desde las ventanas panorámicas y el humo del incendio (el bombardeo fue hace una hora, aún no han tenido tiempo de apagarlo) comprendes que nuestra ciudad está orgullosa de sí misma, se siente inteligente, educada, sabe lo que vale”, asegura Maxim en una entrevista con Noticias de la ONU. 

La Fundación Norman Foster, junto con un grupo de arquitectos y urbanistas locales, así como con el Consejo Asesor de Expertos Internacionales, está elaborando de forma voluntaria el plan maestro de Járkov. Este trabajo cuenta con el apoyo de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas (UNECE) a través de un proyecto piloto. Para ello se ha creado el grupo de trabajo UN4Kharkiv, que reúne a 16 agencias de la ONU y organizaciones internacionales. Maxim Rosenfeld es uno de los especialistas locales que también trabajan como voluntarios. 

La situación cambia constantemente 

Rosenfeld nació y creció en Járkov. Está enamorado de su ciudad, hace películas sobre ella, puede hablar de su historia y su gente durante horas. Desde el comienzo de la guerra, cuando Járkov empezó a ser bombardeada sistemáticamente, muchos se han trasladado a otras partes de Ucrania o se han ido al extranjero. Pero Maxim ni siquiera pensó en marcharse. 

“Es imposible entender remotamente lo que está ocurriendo aquí. Es difícil de entender incluso desde dentro, porque la situación es dinámica, cambia todo el tiempo”, comparte. Por ejemplo, concertamos una cita con una reunión de Zoom, y luego hubo bombardeos nocturnos. Cuando llegamos al tema de, digamos, la seguridad energética, la situación había cambiado por completo. 

Los daños totales causados al sector inmobiliario ucraniano desde la invasión rusa se estiman en más de 50.000 millones de dólares. En Járkov, la segunda ciudad más grande de Ucrania, según el ayuntamiento, se destruyeron y dañaron 3367 edificios de apartamentos y 1823 casas unifamiliares. Las infraestructuras de la ciudad sufrieron graves daños.

Edificios en ruinas en Járkov.

Edificios en ruinas en Járkov.

Ciudad fronteriza

La ciudad fronteriza está más allá de lo desconocido, el “salvaje Oeste ucraniano”, explica Maxim Rosenfeld. Járkov se fundó a mediados del siglo XVII y pasó a formar parte de la región histórica de Slobodá, liberada de la servidumbre y los impuestos. “Por lo tanto, llegó aquí gente dispuesta a correr riesgos para aprovechar las oportunidades que se abrían”. 

Y cien años después del primer salto “fronterizo”, se creó aquí una universidad que, en muchos aspectos, forjó el carácter de la ciudad. Járkov, que en los años 20 del siglo XX fue capital de la Ucrania soviética, también es conocida por haber dado al mundo tres premios Nobel a la vez. 

“Siempre había creído que teníamos mucho en común con Berlín. Ahora no comparo Járkov con nada. Es diferente. Para entenderlo, hay que venir a vivir aquí”, dice Maxim. Es una ciudad multicultural y multinacional, única en el sentido de que nunca ha habido pogromos. Es una ciudad de gran tolerancia nacional. Es una ciudad en la que, como en un crisol, estudiantes de África, China, India y Emiratos Árabes Unidos estudian juntos, viven juntos”, señala. “Es decir, estudiamos hasta el 24 de febrero (el día que comenzó la incursión rusa en 2022)”. 

“Por eso, cuando prescribí el concepto de Járkov es una ciudad fronteriza, tuve que dar una clase magistral sobre el hecho de que Járkov no se ha convertido ahora en una frontera, no el 24 de febrero, este es su código genético. Y ellos (la Fundación Norman Foster) entendieron y aceptaron el concepto”, añade. 

Para detener los bombardeos… 

Se invitó a la población de Járkov a participar en una encuesta sobre el concepto de reconstrucción de la ciudad. Pero muchos se marcharon, huyendo de los bombardeos diarios, y los que se quedaron en aquel momento soñaban con una cosa: detenerlos. Sin embargo, la voz del pueblo se hizo oír. En el curso de la cooperación con Foster, los arquitectos e ingenieros de Járkov formularon once propuestas de partida. 

Una de ellas, por cierto, es el marco de seguridad, que incluye la construcción de un moderno refugio antiaéreo. “No hay un proyecto concreto, porque esto requiere una serie de condiciones, una de las cuales es la financiación, el presupuesto, y la segunda es la comprensión de las realidades, y tú mismo lo ves en el ejemplo de la situación con Jersón y la central hidroeléctrica de Kajovka: la situación es muy dinámica”. 

El año pasado, según Maxim, dos miembros del grupo de Járkov que coopera con la Fundación fueron enviados en viaje de negocios a Helsinki para estudiar la experiencia de la construcción de refugios antiaéreos. Sobre el terreno, sin embargo, resultó que los objetivos que se formularon para Finlandia durante la Guerra Fría implicaban el asilo temporal durante tres días en caso de guerra nuclear. “Consultamos a un especialista en protección civil de Helsinki y compartimos nuestra experiencia en marzo de 2022”, explica el arquitecto. 

Los refugios antiaéreos se construyeron en la Járkov soviética en los años 20-30 del siglo XX, y más tarde se reconstruyeron de acuerdo con las nuevas realidades. “Pero hoy es un rudimento”, dice Rosenfeld. “De hecho, un refugio antiaéreo moderno es una fábrica subterránea, universidades subterráneas, centros de eventos, que deberían ser instalaciones de doble uso”. 

El centro de la ciudad de Járkov.

El centro de la ciudad de Járkov.

Vuelve la vida cultural

Según Maxim, a pesar de los constantes bombardeos del último mes y medio, “un gran número de personas” ha regresado a Járkov, y la vida cultural se ha reanudado en la ciudad: abren los teatros, las salas de conciertos y las exposiciones. “Hace poco asistimos a un espectáculo asombroso basado en una obra escrita hace dos meses sobre la actualidad”, cuenta el arquitecto. Teatro de marionetas, una obra infantil, toda la sala lloraba. Inmediatamente después habrá un festival de jazz. Las alarmas, los bombardeos, no eran condicionantes, de verdad. Al día siguiente, hubo una inauguración de la exposición de un impresionante artista gráfico de Járkov. Y así sucesivamente. Una historia muy importante sobre el retorno de la vida cultural”. 

La felicidad de ser requerido

El concepto del futuro de Járkov también nace al son de una sirena antiaérea, pero Maxim admite que él y muchos de sus colegas se sienten “felices” trabajando en el proyecto. “Suena burlón, quizá para alguien suene terrible, pero en ese momento comprendes que estás haciendo algo muy importante y necesario, no te ocupas de problemas rebuscados, no te dedicas a conceptos inventados. Quieres que te necesiten”, explica. 

“En general, tras el comienzo de la guerra, había mucha gente feliz en Járkov que comprendió: ahora me necesitan, soy útil. El médico, los voluntarios… no lo hacen por vanidad, simplemente hacen lo correcto. Es una felicidad colosal. Hago varias cosas importantes a la vez, y gratis, no nos dan ni un céntimo por ello. Ni un céntimo”, añade. 

“Nuestro trabajo con la ONU es real, no es descabellado, no depende del índice de citas. No sabes en qué se va a traducir, pero lo haces todo a conciencia, de hecho, realizas observaciones experimentales y sacas conclusiones, aprovechando al máximo tus capacidades, talentos, conocimientos y habilidades. Sí, tiene que ver con una tragedia así, es terrible, pero eres feliz porque no estás vegetando, estás viviendo.” 

Maxim Rosenfeld, arquitecto de Járkov.

Maxim Rosenfeld, arquitecto de Járkov.

Caballeros de la Mesa Redonda

Y Maxim también citó una frase que recordaba de lo que leyó alguna vez: “Debes recordar dos cosas: nadie te debe nada y debes estar agradecido. Cuando entiendes esto y agradeces cualquier ayuda, tienes un mejor sentido de ti mismo. 

“No estamos de acuerdo con todas las propuestas de nuestros colegas de la Fundación Norman Foster. Estamos muy agradecidos, pero no estamos de acuerdo con todo”, afirma. “Nos hicimos muy amigos, nos convertimos en una gran familia. Como Foster es un señor, he propuesto que nos llamen Caballeros de la Mesa Redonda, trabajamos en pie de igualdad. Esto es igualdad profesional”.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Los referéndums de Ucrania no son una verdadera expresión de voluntad popular, ni legales según el derecho internacional

Círculo Europeo

Rusia: La Corte Penal Internacional emite una orden de arresto contra Putin

Círculo Europeo

Deterioro significativo de los derechos humanos en Rusia, dice experta de la ONU

Círculo Europeo
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más