Círculo Europeo

Los teléfonos inteligentes impulsan la igualdad de género en la agricultura

Enclavada en las extensas llanuras de Georgia, a los pies de las montañas nevadas del Cáucaso, la granja de Malika Machalikashvili, en Pankisi, era antes bastante tradicional. Ella y su familia compartían el trabajo diario de ocuparse del ganado y las aves de corral, cultivar hortalizas y mantener el huerto de avellanos, junto con algunos árboles frutales y arbustos con bayas. Solía llevar los productos al mercado local o, a veces, incluso al de la capital del país, Tiflis. Hoy, además de las nuevas incorporaciones a la granja, como un invernadero y un moderno sistema de riego, el cambio más novedoso es que ahora vende sus productos a través de un teléfono inteligente.

Durante los últimos tres años, Malika ha asistido a cursos de capacitación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), financiados por la Unión Europea. Esta formación práctica, impartida en parcelas y granjas de demostración, enseña a los participantes los mejores hábitos en el sector. Estas plataformas también han demostrado ser muy útiles para enseñar a hombres y mujeres del medio rural sobre igualdad de género, violencia de género y empoderamiento económico de la mujer.

Además, en asociación con otras organizaciones, como el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la FAO también ofrece a las comunidades capacitación que tiene en cuenta las cuestiones de género. Estas capacitaciones ayudan a las agricultoras a pequeña escala a sentirse empoderadas para defender sus derechos, hacer crecer sus negocios y aplicar iniciativas económicas exitosas.

Mayores rendimientos, más oportunidades

Gracias a las buenas prácticas agrícolas aprendidas, Malika consiguió mejorar la fertilidad del suelo y aumentar el rendimiento de sus frutas y hortalizas. Con el aumento del rendimiento, vio la oportunidad de explorar nuevos canales de comercialización.

Malika recuerda que un agricultor líder de la escuela de campo para agricultores de Pankisi, Nino Khakhichashvili, siempre le decía “que publicitara mis productos en las redes sociales”.

Inspirada por su colega, Malika siguió el consejo durante el primer brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19). Con la ayuda de su nieto de 14 años, se acostumbró a hacer fotos, grabar mensajes de voz y a publicar en las redes sociales y las aplicaciones de mensajería de grupo. Poco a poco, atrajo el interés de los compradores. Como resultado, los canales digitales de su teléfono inteligente se convirtieron en nuevas plataformas para obtener ingresos.

También durante la pandemia de la COVID-19, Malika se unió a un grupo de mensajería de mujeres de Pankisi, donde comparten imágenes de muchos artículos diferentes en venta: pasteles, hortalizas, frutas, productos lácteos e incluso artículos para el hogar.

“Me preocupaba perder ingresos”, admite Malika. “Así que empecé a poner fotos” [en el grupo de mensajería].

Durante la temporada de recolección, sigue enviando actualizaciones sobre hortalizas y frutas de su huerto, y a lo largo del año comparte imágenes de sus productos lácteos. Como miembro activo de este espacio digital, Malika supone un ejemplo para otras mujeres de Pankisi.

Nanuli trabaja en los campos detrás de su casa en Karaleti, Georgia.

Teléfonos inteligentes: independencia económica

El uso de las redes sociales está transformando la vida de la gente en todas partes, incluso en aldeas pequeñas como la de Malika. Antes, los vecinos se visitaban en persona para vender sus productos. Ahora, Internet y los teléfonos inteligentes son esenciales para la comunicación dentro de las comunidades locales y entre ellas. También están demostrando ser excelentes herramientas para que los pequeños agricultores comercialicen sus productos.

Con sólo navegar por una aplicación de su teléfono móvil, los consumidores pueden encontrar imágenes del requesón de Malika o de otros agricultores y saber cuándo les será entregado. Y lo que es más importante, pueden informarse sobre lo que hace que el producto lácteo de Malika sea tan especial, dándose cuenta del cuidado con que elabora sus productos.

Los teléfonos inteligentes y otras tecnologías digitales también están teniendo efectos positivos para las agricultoras de las comunidades rurales. Al comunicarse a través de las redes sociales y las aplicaciones de mensajería, muchas mujeres ya están creando nuevos vínculos y asociaciones de mercado, dando pasos adelante para cerrar la brecha de género y lograr la independencia económica.

Malika, por ejemplo, ha demostrado que su teléfono inteligente le ha ayudado a generar más ingresos para sus medios de vida. Un mayor beneficio cubre más gastos familiares y le permite reinvertir en su granja.

En su comunidad, Malika es un ejemplo de mujer que ha aprovechado estas oportunidades y ha conseguido la independencia económica gracias a su duro trabajo. La FAO y la Unión Europea están convencidas de que estas iniciativas refuerzan las comunidades rurales en Georgia, reducen la pobreza rural y eliminan la brecha de género.

Georgia

Georgia

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

La situación humanitaria en Mariúpol es “devastadora”, afirma Bachelet

Círculo Europeo

Guterres finaliza su viaje a Europa visitando los buques que parten con “grano y esperanza”

Círculo Europeo

Chernóbil: Me sorprende estar vivo todavía

Círculo Europeo
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más