Círculo Europeo

Las Madres de Srebrenica en la ONU: Lamentablemente, la matanza continúa en el mundo…

Zapatos de punta como testimonio de esperanzas incumplidas. Pertenecieron a una joven de Bosnia y Herzegovina cuya vida cambió para siempre por la brutal guerra que estalló en el corazón de Europa a finales del siglo XX. La foto de las zapatillas de punta rosas es una de las piezas expuestas en la sede de la ONU para concienciar a los visitantes sobre los horrores de la guerra y el genocidio.

Munira Subasic no necesita fotografías para recordar la tragedia que se cobró la vida de su marido, su hijo y otros veinte familiares cercanos. La presidenta de la Asociación de Madres de Srebrenica se detiene largo rato frente al expositor. “Represento a todas las madres que perdieron a sus hijos en el genocidio, a todos aquellos cuyos sueños fueron destrozados por esta tragedia”, declara.

Guerra en los Balcanes 

La guerra que siguió a la desintegración de Yugoslavia se cobró más de cien mil vidas en Bosnia y Herzegovina entre 1992 y 1995, la mayoría musulmanes bosnios, y desplazó a más de dos millones de personas. La gente fue detenida y recluida en campos de concentración, miles de mujeres bosnias fueron violadas sistemáticamente: la lista de atrocidades es interminable, pero Srebrenica se convirtió en la página más oscura de la guerra.

Genocidio en Srebrenica 

En julio de 1995, el ejército serbobosnio se apoderó de Srebrenica, declarada previamente por la ONU “zona de seguridad”, y asesinó brutalmente a unos 8000 hombres y adolescentes de la zona. La Organización no pudo impedir este genocidio porque el pequeño y poco armado contingente de fuerzas de paz holandesas no fue capaz de resistir a las unidades serbias en Bosnia. Fue la peor masacre en Europa desde el Holocausto. Veinte mil personas más fueron expulsadas de su ciudad.

La Corte Internacional de Justicia y el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia reconocieron la masacre de musulmanes bosnios en Srebrenica perpetrado por el ejército de la República Srpska como un acto de genocidio.

Asociación Madres de Srebrenica

La Asociación Madres de Srebrenica se fundó en 2002 y unió a miles de personas: madres, hermanas y esposas que  habían perdido a seres queridos. Durante más de veinte años, la organización ha estado buscando personas desaparecidas, fosas comunes, intentando identificar a todas las víctimas y muertos, apoyando a los supervivientes y buscando justicia. “Queremos que el mundo entero sepa que hemos sobrevivido, que no hemos olvidado nada. Lucharemos para que todos los criminales reciban su merecido”, afirma Munira Subasich.

Madres de Srebrenica en la ONU.

Noticias ONU/N. Shekinskaya

Justicia internacional 

En 2017, el Tribunal Penal Internacional de las Naciones Unidas para la ex Yugoslavia condenó a cadena perpetua al ex comandante del ejército serbobosnio Ratko Mladic por crímenes de genocidio, violaciones de las leyes y usos de la guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos entre 1992 y 1995 en Bosnia y Herzegovina. 

Los jueces determinaron que, durante tres años, los militares bajo el mando de Mladic llevaron a cabo una campaña deliberada de asesinatos, torturas y expulsión de las poblaciones musulmana y croata de Bosnia y Herzegovina. Entre estos crímenes se encuentran las masacres de Srebrenica.

“Quienes intentaron defender sus hogares fueron recibidos con una violencia brutal. Se llevaron a cabo fusilamientos masivos, algunas personas murieron apaleadas”, declaró el juez Alphons Orie del Tribunal al anunciar el veredicto. “Los crímenes cometidos se encuentran entre los actos más atroces conocidos. Incluyen genocidio y exterminio, que es un crimen contra la humanidad”, añadió.

Demanda contra el gobierno holandés 

“Las Madres de Srebrenica”, como dijo  Subasic a Noticias ONU, también presentaron una demanda contra el gobierno holandés y el Ministerio de Defensa, acusando a las autoridades de no proteger a los residentes de la “zona de seguridad”, y ganaron.

“El gobierno holandés reconoció la decisión del tribunal, asumió su responsabilidad y participó activamente en el apoyo económico a los supervivientes del genocidio. La vida de nuestros hijos no tiene precio, nadie puede devolvérnosla, pero trabajamos para que se hiciera justicia”, afirmó.

Identificación de restos 

Kada Hotic, miembro de la Asociación Madres de Srebrenica, ha dedicado su vida a la búsqueda de los desaparecidos y a la identificación de sus restos. “Tardamos años en encontrar sólo dos huesos de los restos de mi hijo”, aseguró. Las pruebas de ADN confirmaron que eran suyos, y más tarde pudimos encontrar también los restos de mi hermano. De nuevo, sólo eran algunos fragmentos de esqueleto, pero los enterramos adecuadamente”.

Según Hotich, la gran mayoría de los desaparecidos fueron hallados muertos en enormes fosas comunes. La última vez que vio a su marido fue en julio de 1995. Cuando intentaban subir juntos a un autobús durante la deportación, un hombre uniformado le sacó de la fila con una pistola en la garganta. 

“Tenía nuestras pertenencias en las manos, todo lo que habíamos conseguido llevarnos, y no le he vuelto a ver desde entonces. Y nos llevaron, a mujeres y niños, en autobús a Tuzla, pero por el camino pararon el autobús e irrumpieron los soldados. Expusieron sus genitales y nos gritaron ‘estas son sus armas contra nosotros’. Intentamos proteger a los niños de alguna manera para que no vieran este horror”, relata Hotich.

Exposición de la ONU sobre Srebrenica.

Noticias ONU/N.Shekinskaya

Traumas psicológicos

El genocidio no sólo consiste en miles de muertos y desaparecidos, sino también en profundos traumas psicológicos para cientos de miles de supervivientes. Según Munira, el genocidio de Srebrenica dejó a unos 5500 menores sin uno o ambos progenitores. Los familiares y seres queridos de muchos de estos niños fueron violados y asesinados.

“Los miembros de nuestra asociación participaron activamente en la crianza de estos niños, y muchos de ellos se han convertido en personas de éxito a pesar de sus experiencias, han recibido educación y trabajan como médicos, ingenieros y otras profesiones”, afirma el responsable de la asociación. “Queríamos que crecieran con amor, que sintieran ese amor, y esperamos  haberlo conseguido”.

Lecciones de Srebrenica

“Las Madres de Srebrenica siguen aquí, y es sumamente importante porque en Srebrenica ocurrió un genocidio hace 28 años. Y su presencia es un recordatorio de lo que nunca debería volver a ocurrir”, dijo la secretaria general adjunta y asesora especial para la Prevención del Genocidio, Alice Nderitu.

“Todavía oímos que hay gente que niega el genocidio, personas que dicen que no ocurrió. Gente que prepara declaraciones, incluso una comisión de investigación, para intentar demostrar que no ocurrió”, añadió.

Recordó que sólo se ha procesado a los funcionarios de más alto rango, mientras que no se ha castigado a los perpetradores de base, y hoy las víctimas a menudo viven junto a quienes asesinaron y violaron a sus seres queridos. 

Según ella, es crucial que la ONU ayude a todos los que han sufrido esta tragedia, razón por la cual el Secretario General se reunió personalmente con representantes de las Madres de Srebrenica. A lo largo de los años, las Naciones Unidas han apoyado a esta organización.

Discurso de odio

El genocidio de Srebrenica no surgió de la nada; fue el resultado de años de discriminación y hostilidad, torturas, secuestros, violencia sexual sistemática y asesinatos en masa. Todos estos crímenes fueron precedidos por la propagación del discurso del odio.

“Nunca se ha producido un genocidio sin un discurso de odio que lo acompañe antes e incluso después. Por ello el Secretario General en 2019 lanzó el Plan de Acción de la ONU en su discurso”, dijo Alice Nderitu. 

“Esperábamos que con nuestra misión garantizaríamos que nadie más tuviera que pasar por los horrores de Srebrenica, por el genocidio. Pero, por desgracia, mientras les hablo de esto, una situación similar se está desarrollando en Ucrania, Somalia y otros lugares, y allí se está volviendo a matar a gente”, afirmó Munira Subasic.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

El legado de la esclavitud persiste a través de la desigualdad y sistemas penitenciarios opresivos

Círculo Europeo

Crece un discurso cada vez más abusivo contra las personas LGBT en el Reino Unido, denuncia experto

Círculo Europeo

La ONU alerta de la preocupante situación humanitaria en Ucrania

Círculo Europeo
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más